Sorprende a tu papá cocinándole una receta que nunca olvidará (Parte 1)

Si este día del padre quieres sorprenderlo con algo diferente, cocinarle un platillo que no acostumbra comer sería una excelente opción ¿La razón? El esfuerzo de cocinar algo especial para alguien que estimas mucho vale más que cualquier regalo comprado en algún centro comercial.

Entonces ¿Qué cocinar? Después de mucho pensarlo, queremos recomendar una receta exotica, deliciosa y saludable, hablamos del Ratatouille, un tradicional plato francés que sorprenderá a toda persona que disfrutará de esta gran comida ¡Manos a la obra!

Ingredientes (Para 4 personas)

  • Berenjena 500 g
  • Calabacín 375 g
  • Aceite de oliva virgen extra 125 ml
  • Cebolla 2
  • Pimiento rojo 1
  • Diente de ajo 5
  • Tomate 750 g
  • Perejil fresco picado al gusto
  • Tomillo fresco al gusto
  • Albahaca al gusto
  • Sal y pimienta al gusto

Cómo hacer ratatouille (Fácil)

Comenzar cortando la berenjena en rodajas o trozos pequeños y ponerla en un cuenco con sal para que “sude” y pierda el amargor, durante media hora. Mientras ir picando el resto de las hortalizas. La cebolla en tiras finas, los pimientos en trozos y el calabacín en rodajas y después en cuartos, si estas son muy grandes.

En una cacerola de fondo grueso echar tres cucharadas de aceite y sofreír la cebolla lentamente durante cinco minutos, hasta que esté blanda. Añadir los pimientos y tres dientes de ajo enteras, bajar un poco el fuego y dejar que las verduras se hagan durante otros siete minutos. Salpimentar. Pasar a una bandeja y reservar.

Echar otras dos cucharadas de aceite y añadir la berenjena cocinándola durante seis o siete minutos por cada lado si está cortada en rodajas. Cuando esté cocinada añadir a la bandeja con la cebolla y los pimientos. Volver a echar aceite en la cacerola y cocinar el calabacín durante cinco minutos, retirar a la bandeja con el resto de vegetales.

En la cacerola echar el aceite que nos queda y sofreír los tomates pelados y cortados en cubos sin las semillas, añadir las finas hierbas que teníamos reservadas así como los dientes de ajo que nos quedaban. Cocinarlos bien e ir aplastándolos con un cucharón hasta que queden como una salsa. Añadir las hortalizas que teníamos reservadas y darles unas vueltas cuidadosamente con la salsa de tomate. Cocinar todo junto a fuego medio y tapado durante diez minutos, cuando pase el tiempo destapar la cacerola y bajar el fuego dejándolo otros veinte minutos más.