100 años del Bauhause: Un repaso a las mujeres del movimiento

Esta semana se ha cumplido 100 años de la escuela Bauhaus. Un lugar ubicado en Alemania, que después de la caída del imperio Nazi, renació de entre sus cenizas para traer al mundo muchos avances en el arte, el diseño industrial, la arquitectura y la fotografía.

¿Qué es la escuela Bauhaus? Fue un lugar donde los artistas desarrollaron sus proyectos enfocados en el diseño industrial y llevar la expresión artística a más personas con diferentes objetos, edificios y gráficas en general. Como varios sabrán, existieron muchos artistas masculinos salidos de esta cantera de ideas (Gropius, Klee, Kandinsky, etc). Sin embargo ¿Qué hay de las mujeres? Por ello, hemos decidido hacer una investigación y hacer un repaso de las mujeres que han sido parte de esta importante tendencia mundial.

Una de ellas (y la más conocida) es Annie Albers, famosa pintora que ingresó a la escuela buscando expandir más su arte con sus conocimientos sobre el tejido. Ella, exploró y desarrolló la abstracción geométrica en telares característicos por tener patrones duros y un lenguaje visual reflexivo. Además, Albers fue una de las primeras directoras de la escuela, específicamente del taller de tejido. En 1949 tuvo su primera exposición en el MOMA, siendo la primera artista textil femenina en lograrlo.

Por otro lado tenemos a Marianne Brandt, conocida por su talento con el metal y por ser la razón para que László Moholy-Nagy decida abrir su taller de metal a las mujeres, algo antes impensable. Al tener pase libre a los cursos, creó una de las obras más reconocidas del Bauhaus: el cenicero que se asemeja a una bola de metal y un infusor y colador de té de plata, siendo su primer diseño estudiantil. Con esta obra fue una de las mujeres más famosas del Bauhaus y se posicionó como jefe del taller de metal y creó el, quizá, objeto más exitoso de la era Bauhaus: La lámpara de noche Kandem.

Finalmente tenemos a Lou Scheper-Berkenkamp, pintora alemana enfocada y especializada en los colores. Ella ingresó al Bauhaus viniendo desde Rusia e ingresando al taller de pintura mural de la escuela, resaltando por sus murales muy coloridos que la llevó a crear un centro de asesoramiento al color para arquitectura y paisaje urbano de Moscú. Al cerrar la escuela, se dedicó a crear libros para niños y, sobretodo, a diseñar los planos de diferentes edificios en europa, como: la Filarmónica de Hans Scharoun, el Museo Egipcio y el edificio del aeropuerto Tegel en Berlín.

Como pueden leer, el Bauhaus (y varias corrientes artísticas más) han tenido representantes femeninas que marcaron sus respectivas áreas y, con ello, hicieron historia.